Fedón o del alma

Fedón o del alma consiste en la pintura sensible y viva del último día y de la muerte de Sócrates, que a Equecrates de Flionte hace Fedón, testigo conmovido aún por la muerte serena y noble, que fielmente refiere con un lenguaje en el que campean la sencillez y la grandeza antiguas; en el que nadie puede fijar sus miradas sin verse insensiblemente poseído de la admiración y entusiasmo que respiran las palabras de su autor.

Continúa leyendo Fedón o del alma

Apología de Sócrates

Sócrates fue enjuiciado y condenado por los tribunales del gobierno democrático de Atenas, bajo el cargo de corromper a los jóvenes y falta de creencia en los dioses.

Sócrates estaba en contra de escribir sus ideas, teorías y sucesos. Pero en cambio, su discípulo Platón, así como otros tantos (como Jenofonte) escribieron sus ideas, teorías y sucesos, entre ellos, esta apología.

La correspondencia entre los textos de los distintos autores sobre Sócrates forma un circulo perfecto sobre la filosofía de Sócrates.

En el momento de su enjuiciamiento, hacía años que Sócrates era una figura conocida en Atenas. La comedia de Aristófanes Las nubes (Nephelai), presentada en 420 a. C., tenía a Sócrates como uno de los personajes principales, mostrándolo como un gran sabio vacilón.

El método socrático era imitado con frecuencia por los jóvenes atenienses, trastornando en gran medida el orden social y los valores morales ya establecidos.

El problema viene cuando Alcibíades (un ex discípulo) traicionó a Atenas en favor de Esparta (aunque el hecho fue seguramente una cuestión de necesidad más que ideológica), mientras Critias, otro ex discípulo, fue uno de los líderes de los Treinta Tiranos (la oligarquía pro espartana que gobernó Atenas durante algunos meses), a pesar de que también hay registros de su enemistad con Sócrates.

Sumado a todo esto, Sócrates mantenía una visión particular en cuanto a la religión. Realizó varias referencias a su espíritu personal, o daimon, aunque afirmó explícitamente que nunca se le había impuesto, sino que le advertía sobre varios acontecimientos posibles. Muchos de sus contemporáneos sospechaban del daimon de Sócrates, considerándolo un rechazo a la religión del Estado. En general, se ve al daimon de Sócrates como algo similar a la intuición. Además, Sócrates decía que vivir las virtudes era más importante que el culto dado a los dioses.

Tres hombres presentaron cargos contra Sócrates para que fuese enjuiciado: Anito (hijo de rico), Meleto (famoso poeta) y Licón (representante de los oradores atenienses).

Continúa leyendo Apología de Sócrates

Eutifrón o de la piedad

¿Qué es la piedad?

1. f. Virtud que inspira, por el amor a Dios, tierna devoción a las cosas santas, por el amor al prójimo, actos de amor y compasión.2. f. Amor entrañable que se consagra a los padres y a objetos venerandos.3. f. Lástima, misericordia, conmiseración.4. f. Representación en pintura o escultura del dolor de la Virgen María al sostener el cadáver de Jesucristo descendido de la cruz.Real Academia Española

Actos de amor y compasión, amor al prójimo, amor entrañable, misericordia… la mayoría de la sociedad sabe definir la piedad como algo parecido a la misericordia y la compasión. Platón escribió pues un diálogo de Sócrates con Eutifrón en el cual ambos intentan definir varias veces la piedad.

Continúa leyendo Eutifrón o de la piedad

El problema de la suerte moral

Cuando un aspecto significativo de lo que alguien hace depende de factores que están más allá de su control, y continuamos tratándole a este respeto como objeto de juicio moral, a eso podemos llamarlo suerte moral.Thomas Nagel

El problema de la suerte moral consiste en que algunas personas nacen, viven, y experimentan circunstancias que parecen cambiar su culpabilidad moral cuando el resto de circunstancias se mantienen constantes.

Continúa leyendo El problema de la suerte moral

Ética de las virtudes: la gran olvidada

La moral es la regla de las costumbres. Anatole France

El consecuencialismo hace referencia a todas aquellas teorías que sostienen que los fines de una acción suponen la base de cualquier apreciación moral que se haga sobre dicha acción. Así, siguiendo esta doctrina, una acción moralmente correcta es la que conlleva buenas consecuencias y buenos actos.

La única ética posible es hacer lo que uno quiere hacer.William Burroughs

Frente al consecuencialismo está la deontología, que defiende que los fines de una acción no lo son todo, sino que la propia acción también debe ser moralmente aceptable.

El mayor defensor de la deontología fue Kant, con la ética kantiana, la cual está basada en la postura que la única cosa intrínsecamente buena es una buena voluntad; una acción solo puede ser buena, por tanto, si su máxima, el principio subyacente, obedece a la ley moral.

Continúa leyendo Ética de las virtudes: la gran olvidada

Redefiniendo el altruismo

El altruismo se entiende como aquel comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias. y aquel sacrificio personal por el beneficio de otros sin esperar nada a cambio.

En contraposición del altruismo encontramos el egoísmo, y existen muchas teorías sobre el egoísmos, todas centradas en contra del altruismo. Continúa leyendo Redefiniendo el altruismo

Sobre el concepto de libertad

Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.François-Marie Arouet (Voltaire)

Ay.. la libertad, aquello por lo que tantos luchan, pero siempre se utiliza como término general, ¡más libertad!, dicen. ¿Pero cuales son los límites de la libertad? y… ¿qué es la libertad? Continúa leyendo Sobre el concepto de libertad